Síntomas para la detección precoz de la adicción a la cocaína

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Con un perfil del consumidor en evolución durante las últimas décadas, cada vez resulta más difícil detectar una adicción en su fase inicial. Familiares y amigos del dependiente son los que suelen sufrir las consecuencias de los adictos a la cocaína. Uno de los mayores problemas a los que se enfrentan es el sentimiento de culpabilidad por no haber ayudado antes. Generalmente, no suelen detectar la adicción, por eso te contamos cuáles son los síntomas iniciales que caracterizan un problema de adicción a la cocaína.

Con el paso del tiempo el perfil del consumidor de cocaína ha evolucionado tanto que resulta complicado identificar la drogodependencia en la fase inicial. Según la Red pública de atención a las drogodependencias en España, dependiente del ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, en la actualidad el perfil de los adictos a esta sustancia tiene entre 26 y 44 años y un poder adquisitivo medio – alto. Por lo tanto, resulta muy difícil identificar al adicto que suele esconderse muy bien, aparentando una vida de lo más normal durante mucho tiempo.

Disimular el consumo de estupefacientes es fundamental para los adictos a la cocaína. A pesar de la adicción, los drogodependientes saben que esta sustancia está mal vista por gran parte de la sociedad y que el consumo puede hacer saltar las alarmas de su entorno más cercano.

Aunque las mentiras, los titubeos y el encubrimiento forman parte del día a día del cocainómano hay una combinación de síntomas y comportamientos que pueden ayudar a identificar algunos casos de adicción a la cocaína.

Estos son los principales síntomas para detectar físicamente la adicción a la cocaína:

  •  Ojos enrojecidos
  •  Frecuente sangrado / secreción nasal
  •  Olfateo recurrente
  •  Pupilas dilatadas y sensibilidad a la luz
  •  Entradas frecuentes al baño
  •  Cambio de grupo de amigo
  •  Desapariciones frecuentes no justificadas
  •  Cambios de comportamiento
  •  Humor muy variable. Irritabilidad
  •  Depresión o aislamiento social
  •  Pérdida de interés en trabajo, estudios y ocio
  •  Frecuente necesidad de dinero

En Impasse conocemos de cerca el dolor de los familiares y el sufrimiento del paciente. Por ello, enfocamos la terapia en dos vertientes. La primera, dirigida a evitar que la persona dependiente vuelva a consumir y la segunda, enfocada en descubrir y afrontar los aspectos de la vida que le han llevado a la adicción.

 

Descubre más sobre nuestro tratamiento de adicción a la cocaína en Madrid.

Otros artículos

El consumo de alcohol durante y después del confinamiento

El fácil acceso y la normalidad con la que es percibido a llevado a personas que sufren de ansiedad o depresión a nublar las consecuencias que pueden sufrir por el consumo excesivo de alcohol, utilizándolo como una herramienta para evadir sus problemas, esto se ve reflejado en un alarmante incremento en la compra y consumo de bebidas alcohólicas.

Adictos en confinamiento

Sin tratar de relegar a un segundo plano todo lo malo que nos ha caído encima de repente, sin dejar de pensar

Fernando Botana

Fernando Botana

En Impasse, Fernando Botana atiende a las personas que vienen a tratarse de manera individualizada y exclusiva. Impasse Adicciones ofrece de esta manera un tratamiento de adicciones en Madrid con un altísimo porcentaje de adhesión por parte de pacientes que han fracasado con otros tratamientos.

Síguenos

Descarga nuestro Ebook

Déjenos su teléfono y nos pondremos en contacto con usted a la mayor brevedad.

(Máxima confidencialidad)