,

La obsesión por el sexo, un problema del siglo XXI

Tratamiento de adiccion al sexo en Madrid

Lo normal del sexo es que suponga placer, ternura, intimidad o estabilidad con la pareja. Pero en ocasiones, determinadas actitudes sexuales suponen una falta de libertad que puede derivar en problemas serios. Hablamos de la adicción al sexo. De personas que contemplan el erotismo como una forma calmarse y de evadirse de los problemas cotidianos. O que buscan en las relaciones sexuales una intimidad afectiva que les falta en su día a día.

Una adicción es una pérdida de control con una interferencia en los actos diarios. La dependencia al sexo no es diferente de las demás. El adicto prioriza sus pensamientos y deseos sexuales por encima de todo. Si tiene pareja, deja de disfrutar las relaciones íntimas con ella. Comienza a buscar fuera de su relación la forma de cumplir sus pensamientos y fantasías sexuales.

Siendo el sexo algo positivo para los seres humanos, incluso necesario, la obsesión provoca un importante desgaste a nivel personal, familiar, laboral y financiero. Además, el impedimento de tener una vida sexual normal con la pareja suele derivar en gastos excesivos, ya que uno de los patrones más frecuentes entre los adictos al sexo es acudir a prostitutas, una práctica que además suele asociarse a otros consumos como el consumo de cocaína.

Muchos hombres suelen tener actividad sexual fuera del ámbito familiar de forma obsesiva pensando que no es un problema y que no conlleva ningún riesgo puesto que nunca van a ser descubiertos. Pero no debe olvidarse que además de poder ser sorprendidos, están perjudicando su salud mental. Manteniendo una doble vida y dudando de lo que están haciendo.

La adicción al sexo supone la pérdida del control en las relaciones íntimas

Las prácticas como la prostitución o el sexo con desconocidos elevan el riesgo de enfermedades de transmisión sexual.

En Impasse te ayudamos a tomar consciencia de tus problemas con el sexo y te asistimos para que puedas comenzar una nueva vida.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *