, ,

La mujer del póster

Creador: Fernando Botana
Autora: Loren Fernandez
Ilustraciones: Isabel Osma

-Miguel, tienes una novia que no te la mereces. Lo mismo es una chica lista y se arrepiente esta noche.

Una broma sin más de un amigo, la frase típica en una típica despedida de soltero. Pero Miguel no ha dormido bien, dándole vueltas. Y peleando entre el deseo de volver a su evasión para olvidar su angustia o dominarse. A la luz de la mañana distingue su traje de boda, colgado en la puerta del armario. Sí, su amigo no tenía ninguna mala intención. La gente que le rodea siempre ha creído que Miguel tiene seguridad de sobra, que se le puede hablar así sin acomplejarle. Es un hombre alto, atlético, de rasgos agradables, a quien las mujeres persiguen desde que tiene uso de razón.

Muchas de esas mujeres le acusaron de engreído y de insensible. La timidez, el miedo y la culpa se disfrazan de muchas maneras. Lo que parecía soberbia y distancia era miedo al sexo, a no quedar bien, a no saber cómo. Y la imagen contagiada por su familia del sexo como algo sucio, lo que hacía que se sintiese incómodo y no terminase de funcionar bien en la cama.

adiccion al sexoNinguna de esas mujeres, ninguno de sus amigos, sospecharían que ha sido adicto al porno durante años; él, que podría haber tenido un rollo siempre que quisiera. Ahora mismo, a unas horas de casarse,  se obsesiona pensando si no vale lo suficiente para su novia, si va a perderla, y se desespera por no poder encender el móvil y, como habría hecho antes, abrir una aplicación de sexo virtual, masturbarse y relajar esa tensión. Esas dudas.

Al principio fueron las revistas porno. Esas que iba cambiando de escondite para que no las encontrara su madre. Miguel se obsesionó tanto con una de las modelos de aquellas revistas que, si cierra los ojos, aún puede recordar sus curvas, sus labios y su estudiada mirada de deseo. La mujer del póster central que siempre le acompañó en sus fantasías.

Entonces aún había chicas reales en su vida. Eso sí, relaciones cortas, esporádicas. Entonces aún tenía pelo. Pero pasó de los treinta, y ya no era raro que un amigo le dijera con sorna que “no tenía un pelo de tonto”, o que conociera a una chica en un bar y le creyera diez años más viejo. Miguel tiene cada vez más miedo al rechazo, cree que ha perdido su atractivo. Sumado al miedo de siempre, el miedo a que, si no le rechazan… ¿cumplirá después las expectativas? La chica del póster nunca le exigió nada ni se fijó en su aspecto.

A cambio de su pelo recibió un regalo del destino, o una maldición, llegó Internet, y el porno, que ya había comenzado a moverse y a gemir en las películas, ahora tenía otra dimensión: interactuar. Miguel ya no soñaba con una modelo porno: podía verla y ser visto, hablarla, escuchar sus susurros y el modo en que se ponía caliente, y él podía excitarse  aún más, imaginando que la seducía, él, con su calva y con sus inseguridades.

 ¿Qué había de malo en ello?  No hacía daño a nadie. Era un entretenimiento como el de otros; a él no le gustaba tanto el fútbol y las series de televisión no eran suficiente.

Los adictos al porno pueden llegar a perder relaciones sociales

Pero Miguel encontraba tanta satisfacción en su entretenimiento que fue perdiendo el resto de su vida. Cuando quiso darse cuenta se pasaba horas masturbándose; apenas salía de casa porque prefería esa relación fácil a cualquier otra real; no contestaba el teléfono para no interrumpir sus encuentros virtuales. Se conectaba cuando quería sentirse satisfecho, aunque la insatisfacción creciera después. Cuando su vanidad fallaba porque había recibido una crítica, pero también como premio cuando había triunfado. Cuando estaba aburrido y cuando tenía una montaña de trabajo atrasado sobre el escritorio. Para consolarse, cuando murió su padre, y para celebrarlo, cuando nació su sobrino; llegó tarde al tanatorio y al hospital.

adiccion al sexoCuando conoció a Alicia y deseó tener una relación real con una mujer real, sintió que ya no era capaz de hacerlo. Necesitaba ayuda.

Gracias al control de estímulos al que se prestó en terapia (un programa en el móvil y en el ordenador le impedía entrar a ver porno) pudo comenzar una abstinencia, dura, pero que le permitió distanciarse de su obsesión y empezar el verdadero proceso de su recuperación: hablar con el psicólogo de una forma abierta y sincera, verse capaz de sanar, aceptar sus fantasías, ser más objetivo consigo mismo, entender de qué huía con su adicción y qué perdía huyendo, comprender la importancia de controlarse para ganar una vida satisfactoria con una mujer que le encuentre atractivo, interesante, buen amante, por él mismo. Verse con otros ojos a través de una mujer real, no de una de papel. Y perder el miedo al sexo. Al sexo real. Disfrutarlo.

La adicción al porno y al sexo tienen solución

Eso fue hace un año. Va a casarse dentro de unas horas. Ya no tiene esa aplicación que le impide buscar sexo fácil. No la necesita. Pero está nervioso, inseguro. Es un sentimiento antiguo. Para el que hay respuestas nuevas. Reales. Valiosas. Coge el móvil. Activa la vídeo llamada.

                -Hola Alicia, amor. Estoy hecho un puro nervio. Tengo tantas ganas de estar contigo que tenía que llamarte.

                Una risa fresca y una mirada provocadora responden al otro lado de la pantalla.

                -Ummm…Me encanta. Pareces un adolescente enamorado, jajaja. Yo también estoy hecha un puro nervio de las ganas de verte esta noche…y todas las demás.

               

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *