,

La ludopatía crece cada vez más entre los jóvenes: evita caer en ella

La enfermedad de la ludopatía siempre había estado ligada a personas de cierta edad, a casinos y a bingos. Pero con el paso del tiempo los perfiles han cambiado. Actualmente la ludopatía crece entre los más jóvenes y ha pasado al mundo online.

Se ha detectado que casas de apuestas cada vez proliferan más por las calles y sobre todo en barrios humildes, algo que parece estar ligado al paro y la crisis. Pero, ¿sabes qué influencia está teniendo también la proliferación de juegos de azar online?

Nuevas tecnologías al servicio del juego

Los perfiles de los jugadores online no están delimitados, pero cada vez hay más gente joven “enganchada”, incluso menores de edad que en teoría no están autorizados a participar en este tipo de servicios en la red.

Las tecnologías han llegado también al campo de los juegos de azar, sirviéndose también de una eficaz publicidad.

Causas del aumento de adictos

Según los últimos datos hechos públicos por el Gobierno de España y que recoge el diario El Economista, el número de adictos a los juegos on line ha crecido un 34% en solo un año. Una de las principales causas del aumento de adictos es la facilidad e inmediatez de poder acceder a los juegos de azar online. Con un simple smartphone, un portátil o una tablet, en pocos segundos se puede estar conectado a la red y jugando en línea.

Además en los últimos tiempos se han multiplicado las promociones y el marketing respecto a los juegos online. No es raro ver anuncios en televisión en los que famosos o deportistas animan a participar en juegos online. Esto, unido a caracteres impulsivos de potenciales jugadores, parece ser una de las causas del aumento de esta adicción.

La accesibilidad desde casa y desde el anonimato multiplican las probabilidades de que jugar online acabe siendo un problema.

¿Cómo saber si estás enganchado?

Una de las pautas de comportamiento que más puede ser clave para diagnosticar una adicción al juego online, es el hecho de cada día apostar un poco más.

Tener una situación económica en la que estos gastos no resultan saludables, además de una falta de autocontrol, son síntomas a tener en cuenta. Saber que estás jugando sin que debieras hacerlo (por causas económicas o de insatisfacción) deberían ponerte en alerta.

Si además mientes a tus allegados o pones en peligro relaciones personales (o incluso el trabajo), es más que evidente que puedes estar en un comportamiento de riesgo, o ya estar inmerso en la adicción al juego online.

No poder controlar tu conducta respecto al juego online, ya es motivo más que suficiente para buscar ayuda, y que las personas de tu entorno acepten y entiendan que tienes un problema.

El juego online es la llamada ‘ludopatía del siglo XXI’, y puede llegar a destrozar la vida de una persona o de una familia.

Las apuestas online resultan muy atractivas por la facilidad de acceso a ellas, y por la imagen de facilidad y de triunfo que los medios y la publicidad nos venden. Pero lo cierto es que, aunque sea de pequeña apuesta en pequeña apuesta, pueden llegar a generar un gran agujero económico.

Por eso hay que tener en mente siempre el peligro de sencillamente entrar en el juego. Una simple apuesta de un día puede llevarnos a un agujero sin retorno. Por eso, lo ideal es directamente evitar este tipo de ‘entretenimiento’ o manera de creer que vamos a ganar dinero fácil. Antes de apostar online, ¡piénsatelo dos veces! Puedes ahorrarte muchos problemas futuros.

¿Cómo recuperarse de una adicción al juego?

Reconocer que se es adicto al juego y ser conscientes de los riesgos y dificultades que esta adicción está generando en la persona, suele ser el primer paso antes de solicitar ayuda psicológica.

En Impasse somos expertos en el tratamiento de adicción al juego en Madrid, y aplicamos terapias efectivas que evitan al máximo las posibles recaídas. La terapia aplicada por Fernando Botana consigue que la adicción al juego se supere en el 100% de los casos que siguen el tratamiento.

Contacte con nosotros para volver a recuperar el control de su vida o ayudar a que lo logre su familiar

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *