,

¿Cómo saber si realmente eres adicto al sexo?

como saber si eres adicto al sexo

Para saber si realmente eres adicto al sexo hay varias señales que debes tener en cuenta, pero sobre todo, una adicción sea a lo que sea, conlleva una falta de control. No se desea en realidad hacer eso, pero una ‘fuerza’ mayor nos controla.

Por eso es importante que delimitemos cómo es nuestra relación con el sexo para poder determinar si realmente el diagnóstico es el de una adicción. Si es así, tendremos que tratarlo inmediatamente para evitar males mayores. Estas son algunas señales inequívocas que podrían indicar que alguien es adicto al sexo.

Te quita demasiado tiempo

Lógico es que para mantener relaciones sexuales tengamos que dedicarle un tiempo que, por otro lado, es más que saludable. Las relaciones sexuales son una base importante en la pareja, y también algo necesario o que nos apetece aunque estemos solteros.

Pero cuando el tiempo que le dedicamos a pensar o practicar relaciones sexuales es excesivo y nos resta tiempo de otras cosas importantes, podemos empezar a pensar que algo no va bien.

Consecuencias negativas de la adicción al sexo

¿Cuánta cantidad de sexo es ‘normal’ tener al cabo de, por ejemplo, una semana? Difícil respuesta. Pero si nuestra práctica o necesidad de sexo nos trae consecuencias negativas en nuestra vida o/y en la de los que nos rodean, estamos en una conducta de riesgo.

problemas del adicto al sexo

Actividad sexual excesiva

Generalmente el perfil del adicto al sexo suele ser el de un varón joven, que dedica buena parte de su tiempo a pensar en sexo y a practicarlo y satisfacer sus necesidades, aunque esto luego les haga sentir mal o culpables.

También suele viene acompañado de una promiscuidad excesiva, o de la infidelidad si están en pareja. Se usan además de forma descontrolada medios como cibersexo, masturbación, consumo de pornografía o prostitución, entre otros.

Esto puede conllevar problemas económicos y con nuestra familia o pareja.

¿Qué puede llevar a una adicción al sexo?

Como en otras patologías adictivas, puede haber ciertas características en las personas que sean más susceptibles de acabar con una adicción al sexo.

Un desencadenante puede ser por ejemplo un desequilibrio hormonal con un aumento de testosterona, abusos sexuales en la infancia, ansiedad, conflictos no resueltos, fobia social, personalidades inmaduras…

Adicción al sexo y problemas en la pareja

Lógicamente, si el adicto al sexo cumple todos estos requisitos y tiene una pareja estable, los problemas no tardan en aparecer.

Generalmente es una adicción muy difícil de gestionar y suele acabar en ruptura. Las mentiras, manipulaciones, gastos excesivos, apatía, desinterés sexual, etc. suelen minar de tal manera a la pareja que la relación termina.

Por eso es necesario ponerse en manos de un especialista lo antes posible. Los sentimientos de culpa, de pérdida de control y baja autoestima hacen sufrir al adicto al sexo a diario. Esto sin sumar los problemas en las relaciones sociales.

¿Cómo es el tratamiento de la adicción al sexo?

Una evaluación por parte de un especialista es clave y hay que darse prisa en ponerse en tratamiento. La adicción al sexo puede ser la manifestación de otros problemas más profundos que hay que gestionar.

Como todas las adicciones, la falta de control sumada a las consecuencias negativas en la calidad de vida y en la salud física y mental hacen que es este tipo de adicciones deban tratarse cuanto antes mejor.

En Impasse Adicciones realizamos terapias individuales y exclusivas que respetan en todo momento la intimidad del paciente. Las terapias que aplicamos en nuestro tratamiento de adicción al sexo, son efectivas y evitan al máximo posibles recaídas –algo habitual en los casos de adicción al sexo- porque además de buscar un comportamiento sexual equilibrado, se trata de llegar al fondo del problema, identificando y tratando los conflictos psicológicos y personales que están detrás de la adicción.

Gracias a los más de 30 años experiencia, conocemos a fondo la mayor parte de las situaciones que pueden darse y cómo pueden sentirse tanto el adicto al sexo, como su pareja –en caso de tenerla- cuando deciden dar el paso de solicitar ayuda profesional. Por ello, ofrecemos un trato absolutamente confidencial, cercano y exclusivo. Las terapias son individuales y completamente personalizadas. Sabemos que es fundamental tener estas cuestiones muy en cuenta para obtener buenos resultados.

Tratar la adicción sexual requiere de un profundo conocimiento del problema. A diferencia de otras adicciones, donde se puede suprimir completamente una conducta o erradicar el consumo de una sustancia, el sexo debe seguir presente en la vida de la persona. Si tiene un problema con el sexo o conoce a alguien que pueda tenerlo, no lo dude más y pida una cita gratuita. Puede ser el primer paso para superar su adicción

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *