La obsesión por el sexo, un problema del siglo XXI

Fernando Botana Núñez

Facebook
Email
WhatsApp

Lo normal del sexo es que suponga placer, ternura, intimidad o estabilidad con la pareja. Pero en ocasiones, determinadas actitudes sexuales suponen una falta de libertad que puede derivar en problemas serios. Hablamos de la adicción al sexo. De personas que contemplan el erotismo como una forma calmarse y de evadirse de los problemas cotidianos. O que buscan en las relaciones sexuales una intimidad afectiva que les falta en su día a día.

Una adicción es una pérdida de control con una interferencia en los actos diarios. La dependencia al sexo no es diferente de las demás. El adicto prioriza sus pensamientos y deseos sexuales por encima de todo. Si tiene pareja, deja de disfrutar las relaciones íntimas con ella. Comienza a buscar fuera de su relación la forma de cumplir sus pensamientos y fantasías sexuales.

Siendo el sexo algo positivo para los seres humanos, incluso necesario, la obsesión provoca un importante desgaste a nivel personal, familiar, laboral y financiero. Además, el impedimento de tener una vida sexual normal con la pareja suele derivar en gastos excesivos, ya que uno de los patrones más frecuentes entre los adictos al sexo es acudir a prostitutas, una práctica que además suele asociarse a otros consumos como el consumo de cocaína.

Muchos hombres suelen tener actividad sexual fuera del ámbito familiar de forma obsesiva pensando que no es un problema y que no conlleva ningún riesgo puesto que nunca van a ser descubiertos. Pero no debe olvidarse que además de poder ser sorprendidos, están perjudicando su salud mental. Manteniendo una doble vida y dudando de lo que están haciendo.

La adicción al sexo supone la pérdida del control en las relaciones íntimas

Las prácticas como la prostitución o el sexo con desconocidos elevan el riesgo de enfermedades de transmisión sexual.

En Impasse te ayudamos a tomar consciencia de tus problemas con el sexo y te asistimos para que puedas comenzar una nueva vida. A través de nuestra especialización en adicción al sexo trataremos de forma individualizada tu caso y te ofreceremos el servicio y trato más cercano posible.

Solicite hoy su 1ª visita gratuita

Otros artículos sobre adicciones

4 motivos por los que dejar la cocaína

Según el Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías, España es el país donde más se consume cocaína. Unos tres millones de personas de entre 15 y 64 años consumen habitualmente esta droga en cualquiera de sus formas, ya sea esnifando una raya de cocaína, inyectándosela o colocando la sustancia en las encías.

cómo ayudar a un ludopata

¿Cómo ayudar a un ludópata?

Convivir con un ludópata o conocer a alguien cercano que sea adicto al juego no es nada sencillo. La desesperación e impotencia por no saber cómo ayudarle, además de su negativa a reconocer la existencia de un problema, suele causar graves discusiones que no hacen más que alejarnos de estos seres queridos.

Masturbación compulsiva: un posible síntoma de adicción al sexo

La masturbación es una actividad sexual completamente normal, a través de la que se consigue liberar el estrés, reducir la tensión y mejorar el estado de ánimo. Sin embargo, en ciertas personas esta práctica es realizada de forma tan continuada que finalmente no obtienen placer. Esto se conoce como masturbación compulsiva y podría ser un síntoma clave para detectar una posible adicción al sexo.

Fernando Botana

Fernando Botana

En Impasse, Fernando Botana atiende a las personas que vienen a tratarse de manera individualizada y exclusiva. Impasse Adicciones ofrece de esta manera un tratamiento de adicciones en Madrid con un altísimo porcentaje de adhesión por parte de pacientes que han fracasado con otros tratamientos.

Síguenos

Descarga nuestro Ebook

Descubre nuestro Ebook
"Cara a Cara con la vida. Desmontando la adicción"