Dependencia emocional: cómo acabar con las relaciones de dependencia

Fernando Botana Núñez

Share on facebook
Facebook
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp

¿Qué es la Dependencia Emocional?

La dependencia​ ​emocional​ está catalogada como un tipo de trastorno de la personalidad que responde a niveles​ ​extremos​ ​de​ ​necesidad​ ​de​ ​afecto​, el cual, ha de venir dado por parte de los demás.

Es bien cierto que, cuando hablamos de dependencia emocional, comúnmente lo asociamos a una relación de pareja en la que uno o ambos miembros presentan una necesidad afectiva extrema, pero lo cierto es que la​ ​Dependencia​ ​emocional​ ​no​ ​es exclusiva​ ​de​ ​las​ ​relaciones​ ​de​ ​pareja​. Podemos encontrar relaciones entre amigos y amigas o entre parientes en las que perfectamente uno de los miembros presenta exactamente las mismas demandas y necesidades que en una relación de pareja
dependiente.

En niños y niñas, éste concepto de dependencia emocional está muy vinculado con lo que Bowlby​ ​llamó, dentro de su teoría de los apegos, “apego​ ​ansioso​”: Un estilo de apego en el que el niño tiene un miedo​ ​constante​ ​a​ ​la​ ​separación​ ​de​ ​una​ ​figura​ ​vinculada​, protesta enormemente cuando se aleja y se aferra a ella de una manera excesiva, tanto que se anulan las conductas normales de exploración que son comunes en niños con apegos más seguros.

Síntomas​ ​de​ ​la​ ​Dependencia​ ​Emocional

Para poder decir que una​ ​persona​ ​tiene​ ​dependencia​ ​emocional​, se caracteriza por
tener los siguientes síntomas:

  • Tiene dificultades​ ​para​ ​tomar​ ​las​ ​decisiones​ cotidianas si no cuenta con
    excesivo consejo y reafirmación por parte de los demás.
  • Necesita​ ​que​ ​otros​ ​asuman​ ​la​ ​responsabilidad​ en las principales parcelas de su vida.
  • Tiene dificultades​ ​para​ ​expresar​ ​el​ ​desacuerdo​ con los demás debido al temor
    irreal a la pérdida de apoyo o aprobación.
  • Tiene dificultades​ ​para​ ​emprender​ ​proyectos​ o para hacer las cosas a su
    manera debido a la falta de confianza en su propio juicio o en sus capacidades más
    que a una falta de motivación o de energía.
  • Va demasiado lejos llevado por su deseo​ ​de​ ​lograr​ ​protección​ ​y​ ​apoyo​ ​de​ ​los
    demás​, hasta el punto de presentarse voluntario para realizar tareas
    desagradables.
  • Se siente incómodo​ ​o​ ​desamparado​ ​cuando​ ​está​ ​solo​ ​o​ ​sola​ debido a sus temores exagerados a ser incapaz de cuidar de sí mismo.
  • Cuando termina​ ​una​ ​relación​ ​importante,​ ​busca​ ​urgentemente​ ​otra​ ​relación que le proporcione el cuidado y el apoyo que necesita.
  • Está preocupado o preocupada de forma no realista por el miedo​ ​a​ ​que​ ​le abandonen​ ​y a que tenga que cuidar de sí mismo.

Causas​ ​de​ ​la​ ​Dependencia​ ​Emocional​ ​y​ ​sus​ ​posibles Orígenes

Los factores que se hallan con más frecuencia en personas con Dependencia​ ​Emocional tienen que ver con las primeras​ ​experiencias​ ​afectivas​ ​de​ ​su​ ​infancia​:

1.La​ ​falta​ ​de​ ​afecto
Se sabe que las​ ​primeras​ ​experiencias​ ​a​ ​nivel​ ​afectivo​ que han tenido las personas con dependencia emocional las clasifican, por ejemplo, como “distantes”, “poco afectivas”, “ausentes” o “altamente insatisfactorias”, de tal forma que nunca​ ​se​ ​han sentido​ ​adecuadamente​ ​queridos​ a pesar de haberlo deseado con todas sus fuerzas.

Como consecuencia de esto, muestran un bajo autoconcepto, una idealización del objeto amado o admirado, una conceptualización del amor como meta vital o la necesidad de hallar en la pareja la satisfacción de ciertas necesidades, entre otras muchas cosas, pero siempre con​ ​el​ ​objetivo​ ​de​ ​huir​ ​de​ ​la​ ​soledad​ ​y​ ​del​ ​abandono​.

2. Forma​ ​en​ ​que​ ​mantienen​ ​las​ ​relaciones
En el historial de las personas con​ ​dependencia​ ​emocional​ vamos a ver que sí que han establecido relaciones afectivas con las personas de su entorno pero, a diferencia de las personas que establecen relaciones sanas, los y las dependientes emocionales empezaron estableciendo lo que Bowlby llamó “el​ ​desapego​”: conductas de ira, rechazo, rencor, disgusto y desprecio después de reencontrarse con su figura de apego tras una separación percibida como “larga”.

Si estos periodos de separación son muy largos o muy frecuentes, estas​ ​conductas​ ​se “fijarán”​ en la persona como respuestas adecuadas frente a la separación física o emocional.

Por tanto, se observa que aquellas personas que han tenido y mantenido relaciones afectivas​ ​insatisfactorias​ ​a edades tempranas, tienden a mantener sus vinculaciones en la edad adulta aún siendo éstas insatisfactorias ya que a través de ellas es como mantienen su autoestima.

3.​ ​La​ ​explicación​ ​psicodinámica
Una de las primeras personas dentro de la corriente psicoanalítica que explicó la influencia del afecto paterno fué D.W.Winnicot​ que consideraba que:

  • un ambiente facilitador
  • unos padres que cumpliesen su función “protectora” y “afectiva”,
  • el establecimiento de la “capacidad para estar sólo”

Eran los aspectos necesarios​ ​para​ ​el​ ​establecimiento​ ​de​ ​una​ ​buena​ ​autoestima​. Por su parte, el​ ​ambiente​ ​es​ ​algo​ ​que​ ​también​ ​podía​ ​influir​ en la patología de las personas.

La​ ​Psicología​ ​del​ ​“self”
En los años 70 nos encontramos con​ ​la​ ​psicología​ ​del​ ​“self”​. Ésta dice que las personas significativas en la infancia son objetos imprescindibles para el desarrollo del self, en concreto para adquisición del “narcisismo saludable” también entendido como “autoestima”.

Por otra parte, esta teoría dice que las​ ​patologías​ ​surgen​ ​cuando​ ​los​ ​objetos​ ​del​ ​self fallan​ ​en​ ​su​ ​tarea​ ​empática,​ generando una frustración en las necesidades del niño o niña que la llevará, a la larga al desarrollo de un “trastorno narcisista de la personalidad”, en el que la persona que lo padece busca continuamente personas que le admiren como no hicieron sus objetos del self.

Además de éste trastorno narcisista, Kohut afirma que esta​ ​insatisfacción​ ​podría producir,​ ​en​ ​la​ ​edad​ ​adulta​:

  • Autoestima muy baja
  • Deseos de agradar
  • Depresión difusa
  • Anhelo de afecto por parte de los demás

Todo ello relacionado de manera proporcional con la Dependencia​ ​Emocional​.

Características​ ​de​ ​las​ ​personas​ ​con​ ​Dependencia Emocional

Las personas​ ​con​ ​Dependencia​ ​Emocional​ tienen un compendio de actitudes y conductas muy características que ocupan áreas tan variadas como las habilidades sociales, el autoconcepto o el temor a estar solos o solas. En general, suelen responder a varias de estas características:

  • Sólo quieren​ ​estar​ ​con​ ​la​ ​persona​ ​hacia​ ​la​ ​que​ ​se​ ​han​ ​vinculado​. Amigos y familia pierden importancia.
  • Necesitan un acceso​ ​constante​ ​hacia​ ​la​ ​persona​ ​de​ ​la​ ​cual​ ​dependen emocionalmente.
  • Necesitan excesivamente la aprobación​ ​de​ ​los​ ​demás​.
  • Ilusión​ ​al​ ​principio​ ​de​ ​una​ ​relación​ ​o cuando conocen a una persona “interesante”.
  • Subordinación​ ​en​ ​las​ ​relaciones​ de pareja o amistad.
  • Idealizan​ ​a​ ​sus​ ​parejas​ ​y las escogen con unas características determinadas: ególatras, con gran seguridad en sí mismas, frías emocionalmente, etc.
  • Las relaciones​ ​de​ ​pareja​ ​atenúan​ ​su​ ​necesidad​, pero siguen sin ser felices.
  • Pánico​ ​ante​ ​la​ ​pérdida​ ​de​ ​la​ ​relación​ y gran posibilidad de padecer trastornos mentales en caso de que se produzca.
  • Tienen​ ​un​ ​miedo​ ​e​ ​intolerancia​ ​terribles​ ​a​ ​la​ ​soledad​, tanto que pueden tolerar el menosprecio grave, el deterioro manifiesto de la relación e incluso los malos tratos, tanto psíquicos como físicos.
  • Presentan cierto déficit​ ​de​ ​habilidades​ ​sociales​, como falta de asertividad.
  • Autoestima​ ​y​ ​autoconcepto​ ​muy​ ​bajos​.
  • Manifiestan estar tristes​ ​y​ ​preocupados​.
  • Tienen una​ ​historia​ ​de​ ​relaciones​ ​de​ ​pareja​ ​gravemente​ ​desequilibradas​, o una única relación que por su duración ha ocupado la mayor parte de la vida adulta del sujeto.

Consecuencias​ ​de​ ​la​ ​Dependencia​ ​Emocional

Como en cualquier otro problema psicológico, una persona dependiente emocional va a ver su vida​ ​afectada​ ​a​ ​distintos​ ​niveles​, lo que le va a impedir​ ​la​ ​realización​ ​de​ ​las actividades​ ​de​ ​su​ ​vida​ de una forma normal.

En cuanto al trabajo​ es común encontrarnos con que estas personas no ocupan puestos de responsabilidad, pues es un reflejo de su falta de capacidad para manejarse bien con las responsabilidades de sus vidas y por ello las relegan en otras personas o, sencillamente no las asumen.

No anteponen sus relaciones profesionales frente a sus​ ​relaciones​ ​personales​, por lo que si en algún momento éstas últimas están en un estado que se percibe como “crítico”, siempre​ ​tendrán​ ​prioridad​ ​frente​ ​a​ ​todo​ ​lo​ ​demás​, llegando a abandonar incluso el trabajo que esté desempeñando en ese momento.

Suelen, además, interrumpir​ ​constantemente​ ​su​ ​trabajo​ ​para​ ​atender​ ​cualquier mensaje​ ​que​ ​les​ ​llegue​, lo que en algunos casos les hace perder su trabajo o fallar en sus estudios, con lo que nos vamos a encontrar casos en los que la inestabilidad laboral es un factor principal.

Por otra parte, cuando analizamos su relaciones personales, vemos que son personas que depositan​ ​en​ ​las​ ​relaciones​ ​que​ ​mantienen​ ​todas​ ​sus​ ​necesidades​ ​de seguridad​, por lo que sus niveles de autoestima y seguridad van a depender mucho de cómo están en ese momento sus relaciones personales.

Frecuentemente se hallarán en situaciones percibidas como drásticas y entonces recurrirán​ ​a​ ​los​ ​demás​ ​para​ ​que​ ​les​ ​consuelen​ ​y​ ​les​ ​ayuden​ ​a​ ​regularse emocionalmente​, pero dado que son personas muy demandantes, pueden llegar a “saturar” a aquellas personas que tienen a su alrededor.

Es por eso que es​ ​muy​ ​común​ ​que​ ​los​ ​demás​ ​se​ ​alejen​ ​de​ ​ellos​ ​y​ ​ellas​, lo que no hace más que acentuar sus necesidades de cariño e intimidad, y en éstas ocasiones de desesperación pueden llegar a realizar actos que los demás perciben como avergonzantes, lo cual aleja aún más a los demás de ellos.

Tratamiento​ ​de​ ​la​ ​Dependencia​ ​Emocional

Enfoque​ ​biológico
A pesar de que en psicología la dimensión biológica no se trata, debemos ser conscientes de que cuando una persona tiene un trastorno por dependencia, suelen​ ​estar​ ​afectados también​ ​por​ ​síntomas​ ​u​ ​otros​ ​trastornos​ ​relacionados​ ​con​ ​la​ ​ansiedad​ ​o​ ​la depresión. Lo más recomendable es controlar que el sujeto esté bajo la medicación adecuada de antidepresivos y ansiolíticos, en función del trastorno.

Enfoque​ ​psicodinámico
Desde ésta perspectiva se considera que para la comprensión de uno mismo (“self”) se debe indagar​ ​en​ ​la​ ​biografía​ ​personal​ ​para​ ​conocer​ ​nuestra​ ​historia​ ​y​ ​cómo​ ​se​ ​han ido​ ​forjando​ ​nuestras​ ​personalidades​.

Esto se consigue gracias a entrevistas largas y exhaustivas para obtener todos los datos que, potencialmente, puedan ayudar para el correcto diagnóstico y que otorguen sentido a sus comportamientos, a sus distorsiones cognitivas o a sus motivaciones para buscar cierto tipo de relaciones.

En el caso de la Dependencia Emocional, desde la perspectiva psicodinámica se puede ayudar​ ​al​ ​sujeto​ ​a​ ​comprender​ ​cómo​ ​su​ ​historia​ ​personal​ ​ha​ ​afectado​ ​a​ ​su​ ​concepto de​ ​sí​ ​mismo​ y cómo intenta buscar la satisfacción de sus necesidades afectivas primarias en las relaciones que mantiene actualmente, además de reestructurar sus dimensiones afectadas.

Enfoque​ ​de​ ​las​ ​relaciones​ ​interpersonales
Esta perspectiva se encarga de​ ​tratar​ ​las​ ​relaciones​ ​significativas​ ​presentes​ ​y pasadas​ ​del​ ​sujeto​, intentando encontrar el origen de las relaciones disfuncionales y evidenciando que aunque en el pasado un cierto patrón de relación podía ser adaptativo, en el presente puede no ajustarse a las demandas de las demás personas.

Una de las cosas que más se recomiendo siguiendo esta perspectiva es que​ ​se​ ​deje​ ​la relación​ ​con​ ​la​ ​persona​ ​de​ ​la​ ​que​ ​se​ ​depende​ ​al​ ​comenzar​ ​la​ ​terapia​. También es parte de la terapia el abstenerse de tener relaciones dependientes hasta que el terapeuta lo considere apropiado, ya que aún no se consideraría que la persona ha adquirido las pautas de relación apropiadas o las habilidades sociales apropiadas para mantener una relación sana.

Enfoque​ ​cognitivo
Los principales problemas que podemos tratar desde ésta perspectiva son aquellos​ ​que afectan​ ​al​ ​autoconcepto​ ​y​ ​a​ ​las​ ​ideas​ ​irracionales​ ​que se tienen sobre el amor, la pareja y las relaciones.
La discusión​ ​cognitiva​ puede resultar especialmente útil para hacer ver que todas esas ideas pueden ser poco sanas o desadaptativas para nuestro propio bienestar.

Enfoque​ ​conductual
Esta dimensión concibe a la persona como un​ ​cúmulo​ ​de​ ​experiencias​ ​positivas​ ​y negativas​ ​que se vienen dando desde su nacimiento y que son ellas en gran medida las que definen aquello que nos gusta o nos disgusta.

Desde ésta perspectiva se intentará controlar​ ​aquellas​ ​pautas​ ​de​ ​conducta​ ​de​ ​la persona​ ​que​ ​sirvan​ ​para​ ​reforzar​ ​las​ ​conductas​ ​desadaptativas​ que fortalecen el propio trastorno o la dependencia y sustituirlas, paso a paso, por conductas que se adapten mejor a las circunstancias presentes o que se desean alcanzar con la terapia.

Para la Dependencia Emocional encontramos técnicas​ ​que​ ​pueden​ ​ayudar​ ​a​ ​la persona​ ​a​ ​comprobar​ ​que​ ​la​ ​soledad​ ​no​ ​es​ ​tan​ ​catastrófica​ y que mediante el ensayo y error de nuevas habilidades adquiridas durante la terapia podrá, poco a poco, ver como su situación mejora.

Conclusiones​ ​-​ ​Tratamiento​ ​Integrador

Tras indagar en todas las perspectivas, verás que todas tienen algo que aportar al tratamiento, pero elegir y centrarnos en el uso de una única perspectiva daría como resultado una intervención altamente insuficiente, ya que todas​ ​estas​ ​perspectivas​ ​por separado​ ​presentan​ ​deficiencias​ que harán que nos quedemos sin herramientas para evaluar o para intervenir según la perspectiva elegida.

Estas faltas en cada perspectiva pueden ser compensadas con una terapia​ ​integradora​ y empleando técnicas que provienen de otras corrientes psicológicas para construir una terapia que pueda abarcar todos los aspectos afectados por un mismo trastorno, y así poder ofrecer​ ​una​ ​intervención​ ​más​ ​completa​ ​y​ ​eficaz​ que pueda abarcar todos los aspectos a los que puede afectar el trastorno

Solicite hoy su 1ª visita gratuita

Otros artículos sobre adicciones

¿Qué es y cómo afecta la ansiedad sexual?

Este hombre que camina por un mundo hiper habitado de estímulos en el que con un solo clic lo tiene todo, en muchos casos calma su ansiedad con sexo convirtiéndose en un adicto.

Fernando Botana

Fernando Botana

En Impasse, Fernando Botana atiende a las personas que vienen a tratarse de manera individualizada y exclusiva. Impasse Adicciones ofrece de esta manera un tratamiento de adicciones en Madrid con un altísimo porcentaje de adhesión por parte de pacientes que han fracasado con otros tratamientos.

Síguenos

Descarga nuestro Ebook