Speed: la peligrosa droga al alcance de todos

Fernando Botana Núñez

Facebook
Email
WhatsApp

Conocida como la droga de los pobres, la metanfetamina o speed es una de las drogas de moda, principalmente entre los jóvenes. Los entornos de disfrute y desinhibición como las fiestas se convierten en el caldo de cultivo de su consumo, cuando los jóvenes y adolescentes olvidan por unas horas los graves efectos que puede provocar una noche de excesos.

Tabla de contenidos

¿Qué es la droga speed?

El speed es una sustancia estimulante derivada de la anfetamina y, a día de hoy, es la droga más consumida en España justo detrás del éxtasis. Sus efectos sobre el sistema nervioso son superiores a los de la droga de la que deriva, lo que se ve reflejado en su elevado poder adictivo.

La droga speed, que también es conocida bajo los nombres de meth, chalk, hielo o cristal, tiene una apariencia de polvo blanco, cristalino, inoloro y con un sabor amargo. Existen diferentes formas de consumirla, dependiendo de las cuales sus efectos variarán: fumada, inyectada, mediante su ingesta o inhalada.

Composición del speed

A diferencia de otras drogas como la cocaína, que proviene de una planta, la droga speed es una sustancia química sintética, es decir, elaborada por el hombre. Por tanto, la composición del speed es mucho más compleja que la de otras drogas. Esta sustancia es creada principalmente en laboratorios clandestinos, a base de la mezcla de diferentes formas de anfetaminas junto con otros químicos para lograr incrementar su potencia.

Efectos secundarios del speed

Como con el consumo de cualquier droga, el speed provoca graves efectos secundarios. Quienes deciden consumir la droga speed fumada o inyectada sienten un “flash” – una sensación de placer de forma intensa – que desaparece rápidamente. Por su parte, los que optan por su inhalación o por consumirla de forma oral no sienten ese placer de forma tan intensa y rápida, pero la sensación es más duradera.

En cualquier caso, entre los efectos secundarios del speed destacan: la reducción del cansancio y del apetito, el aumento de la atención y de la frecuencia cardiaca, convulsiones, golpes de calor, trastornos paranoides y sensación de euforia, entre otros.

Peligros del consumo de speed

Como con todas las drogas, la adicción se convierte en uno de los principales peligros del consumo del speed a los que los expuestos a ella son especialmente vulnerables, convirtiéndose en personas dependientes de esa sensación que la sustancia provoca. No obstante, los estudios destacan el especial peligro del consumo de speed como catalizador de la psicosis, provocada por su impacto en la señalización de los neurotransmisores en el cerebro. Esta psicosis deriva, al mismo tiempo, en problemas como el insomnio o las alucinaciones auditivas y visuales. Estas alteraciones generadas sobre el sistema nervioso pueden mantenerse en el tiempo incluso tras pasar largas temporadas sin consumir la droga speed.

Los peligros del consumo de speed aumentan entre los que lo hacen por vía inyectada, quienes también podrían contagiarse de enfermedades infecciosas como el SIDA o la hepatitis B y C si compartiesen la droga speed con otros consumidores. Igualmente, la punción sobre la piel podría causar flebitis o abscesos cutáneos. En Impasse Adicciones te ayudaremos a través de nuestro gran equipo de profesionales, expertos en adicciones y drogodependencia, a dejar el speed.

Solicite hoy su 1ª visita gratuita

Otros artículos sobre adicciones

4 motivos por los que dejar la cocaína

Según el Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías, España es el país donde más se consume cocaína. Unos tres millones de personas de entre 15 y 64 años consumen habitualmente esta droga en cualquiera de sus formas, ya sea esnifando una raya de cocaína, inyectándosela o colocando la sustancia en las encías.

cómo ayudar a un ludopata

¿Cómo ayudar a un ludópata?

Convivir con un ludópata o conocer a alguien cercano que sea adicto al juego no es nada sencillo. La desesperación e impotencia por no saber cómo ayudarle, además de su negativa a reconocer la existencia de un problema, suele causar graves discusiones que no hacen más que alejarnos de estos seres queridos.

Masturbación compulsiva: un posible síntoma de adicción al sexo

La masturbación es una actividad sexual completamente normal, a través de la que se consigue liberar el estrés, reducir la tensión y mejorar el estado de ánimo. Sin embargo, en ciertas personas esta práctica es realizada de forma tan continuada que finalmente no obtienen placer. Esto se conoce como masturbación compulsiva y podría ser un síntoma clave para detectar una posible adicción al sexo.

Fernando Botana

Fernando Botana

En Impasse, Fernando Botana atiende a las personas que vienen a tratarse de manera individualizada y exclusiva. Impasse Adicciones ofrece de esta manera un tratamiento de adicciones en Madrid con un altísimo porcentaje de adhesión por parte de pacientes que han fracasado con otros tratamientos.

Síguenos

Descarga nuestro Ebook

Descubre nuestro Ebook
"Cara a Cara con la vida. Desmontando la adicción"