Adicción de los jóvenes al cannabis: factores subyacentes y riesgos implicados

Fernando Botana Núñez

Facebook
Email
WhatsApp

En los últimos años, el consumo de cannabis entre los jóvenes ha aumentado significativamente, alcanzando niveles preocupantes según datos del Observatorio Nacional de las Drogas, donde uno de cada tres jóvenes admite consumir de forma continua. Ante esta realidad, se plantean varios interrogantes: ¿Qué impulsa este aumento en el consumo? ¿Cuáles son los factores subyacentes que están moldeando este patrón? ¿Qué riesgos plantea, no solo para los jóvenes sino también para nuestra sociedad? En este artículo, exploraremos estas dimensiones críticas de la adicción al cannabis entre los jóvenes y ofreceremos recursos para abordarlo.

Factores subyacentes de la adicción de los jóvenes al cannabis

El inicio en el consumo de cannabis entre los jóvenes puede atribuirse a múltiples factores subyacentes, cada uno influyendo de distintas maneras y magnitudes. Uno de los más significativos es la percepción reducida del riesgo y que no está tan mal vista por la sociedad como otras drogas. A medida que el cannabis se ha legalizado o despenalizado en muchas regiones, la percepción social del peligro asociado a su uso ha disminuido considerablemente.

Además, la percepción de los riesgos asociados al consumo de cannabis por parte de los jóvenes está significativamente influenciada por la naturaleza de sus efectos. Los efectos secundarios negativos del cannabis, como la posible disminución de la capacidad cognitiva o el desarrollo de trastornos de salud mental, suelen manifestarse a largo plazo y pueden ser difíciles de reconocer de inmediato. Por el contrario, los efectos a corto plazo, como la euforia, la risa fácil y la intensificación de los sentidos, son más inmediatos y perceptibles. Por tanto, esta contraposición entre consecuencias a largo plazo menos visibles y beneficios inmediatos más perceptibles y gratificantes puede llevar a los jóvenes a minimizar o ignorar los riesgos a largo plazo.

Asimismo, la facilidad de acceso al cannabis juega un papel crucial. En muchos lugares, los jóvenes pueden adquirir cannabis con tanta o mayor facilidad que el alcohol. Esto puede deberse a la disponibilidad a través de redes de amigos y conocidos. Este fácil acceso reduce las barreras para la experimentación y el uso continuado, lo que puede llevar a una adicción de los jóvenes al cannabis.

No se puede subestimar tampoco el papel del cannabis en la forma de socializar de los jóvenes. En muchos círculos sociales adolescentes, compartir cannabis puede ser visto como un ritual o una forma de fortalecer lazos. Este comportamiento grupal no solo refuerza la idea de que el consumo es normal, sino que también puede ejercer una fuerte presión social sobre aquellos que de otra manera no estarían inclinados a participar. El deseo de integrarse o ser aceptado en un grupo puede motivar a los jóvenes a ignorar los posibles riesgos para la salud en favor de obtener aceptación social.

Riesgos para la salud y repercusiones sociales

El consumo de cannabis en jóvenes no solo conlleva riesgos significativos para la salud individual, sino que también presenta desafíos para la sociedad en general. Estos riesgos pueden clasificarse en dos categorías principales:

  • Salud física: A nivel físico, aunque el cannabis es a menudo percibido como una droga «suave» comparada con otras sustancias ilegales, no está exenta de efectos negativos. El consumo regular puede afectar adversamente al sistema respiratorio, similar a los efectos del tabaco, especialmente cuando se fuma. Los jóvenes usuarios de cannabis también pueden experimentar una disminución en la función inmunológica y un aumento en la probabilidad de infecciones respiratorias.
  • Salud mental: El efecto más preocupante de esta droga es en la salud mental, ya que el periodo de la adolescencia es crítico para el desarrollo cerebral por lo que el cannabis puede alterar la trayectoria del desarrollo cognitivo, afectando a la memoria, la atención y la capacidad de procesamiento de información compleja. Además, a largo plazo, la adicción al cannabis está relacionada con un mayor riesgo de desarrollar trastornos como esquizofrenia, especialmente en aquellos con predisposición genética a dichas condiciones.
  • Repercusiones sociales: El uso extendido de cannabis entre jóvenes puede llegar a tener también implicaciones para la sociedad. Uno de los aspectos más significativos parte de un menor rendimiento académico. El consumo de cannabis se ha vinculado con tasas más altas de ausentismo escolar, menores calificaciones y una probabilidad aumentada de abandono escolar. Estas dificultades no solo afectan las oportunidades individuales de educación y empleo, sino que también pueden crear un efecto dominó e influir en la economía y el capital social de una comunidad. Además, otras consecuencias sociales que no solo afectan a los jóvenes, sino a cualquier persona que consuma cannabis, pueden ser: una menor seguridad en el tránsito, una mayor carga sobre los servicios de salud pública y costos económicos asociados con la prevención de adicciones, delitos y accidentes de tráfico.

Tratamiento

Superar la adicción al cannabis no se trata simplemente de dejar de consumir, sino de entender las causas profundas que han llevado a la persona a su uso y la función que el cannabis desempeña en su vida. Además, es importante saber que muchas personas no se aceptan que son adictos y por ello, pueden rechazar las terapias de desintoxicación convencionales que perciben como demasiado severas o inadecuadas para su situación.

Por eso, en Impasse Adicciones, nos enfocamos en la psicoterapia como la herramienta principal de tratamiento. Este enfoque permite a nuestros pacientes explorar y reflexionar sobre su consumo de cannabis en un ambiente de apoyo y comprensión. La terapia busca profundizar en las implicaciones del consumo y guiar a los pacientes hacia una recuperación sólida y duradera.

Si tú o alguien que conoces está luchando con el consumo de cannabis y busca un tratamiento eficaz, en Impasse Adicciones podemos ayudarte. No dudes en contactar con nosotros llamando al 667 73 81 89 o al 91 361 66 56.

Solicite hoy su 1ª visita gratuita

Otros artículos sobre adicciones

¿Soy alcohólico de fin de semana? Señales de que debes empezar a preocuparte

Los fines de semana se han convertido en sinónimo de celebraciones y reuniones sociales donde el alcohol juega un papel central. Sin embargo, este patrón de consumo puede llevar a problemas serios cuando se convierte en un hábito de excesos. Es en este contexto donde surge la figura del «alcohólico de fin de semana».

dependencia emocional

El impacto de las Redes Sociales en la dependencia emocional

En este artículo exploraremos cómo la nueva forma de comunicarnos a través de las redes sociales influye en la dependencia emocional, cómo éstas han contribuido a su aumento en los últimos años y veremos algunas recomendaciones para tratarla y evitarla.

Adicción al sexo y su impacto en la vida cotidiana

A lo largo de la vida es natural que el apetito sexual y la asiduidad con la que se mantienen relaciones sociales vayan variando. No obstante, cuando este deseo se vuelve insaciable, se convierte en una obsesión y sentimos una necesidad irrefrenable de mantener relaciones o de recurrir a la masturbación, es cuando surge un problema de adicción al sexo.

Fernando Botana

Fernando Botana

En Impasse, Fernando Botana atiende a las personas que vienen a tratarse de manera individualizada y exclusiva. Impasse Adicciones ofrece de esta manera un tratamiento de adicciones en Madrid con un altísimo porcentaje de adhesión por parte de pacientes que han fracasado con otros tratamientos.

Síguenos

Descarga nuestro Ebook