,

Cómo superar la dependencia emocional: la diferencia entre el amor sano y el amor tóxico

La dependencia emocional es un estado psicológico que se caracteriza por establecer relaciones de pareja inestables, destructivas, y en muchos casos extremadamente destructivas.

Las relaciones personales constituyen un pilar de la conducta humana, que empuja de manera natural a las persona a generar lazos de confianza con sus semejantes. Podemos afirmar que las relaciones personales son imprescindibles para tener una vida sana y equilibrada. Sin embargo, en algunos casos, especialmente con respecto a las relaciones de pareja,  se encuentran en un estado tóxico  y de dependencia, que acaba generando graves problemas de autoestima, adicción a la otra persona, además de distorsiones cognitivas como el autoengaño y la negación de la información.

¿Cómo reconocer la dependencia emocional?

Cuando una relación presenta por alguno de sus miembros, una demanda excesiva de afecto y una necesidad ser querido, que lleva a la persona a que su felicidad dependa por completo de su pareja, podemos estar ante un cuadro de dependencia emocional.

En muchos casos, este estado no es permanente, si no que se presenta de forma temporal y se corrige de manera natural. Sin embargo, cuando este estado se prolonga en el tiempo, nos encontramos ante un cuadro claro de dependencia emocional, el cual debe ser tratado con la misma seriedad que otros tipos de adicción.

En el siguiente artículo puedes encontrar más información sobre el Tratamiento de la dependencia emocional.

Habitualmente las personas que sufren de dependencia emocional, llevan experimentando a lo largo de su vida este tipo de problema, con distintas parejas y en situaciones diversas. Rasgos muy reconocibles de este trastorno son, un gran miedo a estar solo y no poder concebir su vida si no es al lado de su pareja sentimental.

Señales como incapacidad de poder hacer planes por separados, conductas de obsesión, control y vigilancia, pueden formar parte de un cuadro de dependencia emocional.

Diferencia entre una relación sana y una relación de dependencia

Por comparación también podemos llegar a reconocer una situación de dependencia emocional, de modo que, resulta importante también explicar aquellas conductas que no forman parte de este trastorno. Las relaciones sanas y equilibradas, a diferencia de las relaciones de dependencia, se constituyen libremente y por la voluntad de ambos miembros sin buscar en la otra persona la autosatisfacción de las necesidades afectivas personales. Esto significa simplemente, que en una relación sana, ninguno de los miembros tendrá la imperiosa necesidad de mantener la relación sin importar el daño sufrido, o lo que haya pasado.

Naturalmente, las relaciones sanas y equilibradas también sufren problemas, escoyos y situaciones de tensión y dolor. Esto sucede por la propia de la naturaleza de las relaciones humanas, y no tiene por qué constituir un problema de dependencia. Situaciones que en una pareja sana no constituyen ningún tipo de problema, como puede ser compartir momentos de cariño y afecto con amigos y/o familia, en una relación de dependencia pueden suponer momentos de tensión, inestabilidad y comportamientos inmaduros, que vienen motivados por la creencia de tener una necesidad absoluta de estar con su pareja, y por lo tanto, toda situación que pueda observar como un riesgo para la integridad de la misma, puede situar al miembro dependiente en un estado de miedo e inseguridad.

¿Cómo superar la dependencia emocional?

Algunas claves para superar la dependencia emocional, pasan en primer lugar por reconocer el problema y tener voluntad para solucionarlo. Señales como la necesidad de complacer a todo el mundo, pueden ser un aviso de que hay un problema de autoestima y dependencia emocional.

Algunos consejos pueden ser:

  1. Reconocer que hay un problema

No podemos solucionar aquello que no percibimos como un problema. Reconocer que hay un problema es el primer paso para poder solucionarlo.

  • Aprende a decir “no”

El equilibrio emocional es necesario para disfrutar de un mayor bienestar. Es importante aprender a decir lo que se piensa, respetando a la otra persona, pero también respetándote a ti mismo. No hay autonomía emocional, si no hay capacidad de decir que “no”.

  • Refuerza tu autoestima

Trabaja en ti mismo para reforzar tu autoestima, de modo que, puedas evitar caer en la infravaloración, y los pensamientos obsesivos.

  • Busca ayuda profesional

En muchos casos, no podrás solucionar este problema sin acudir a un especialista que pueda ayudarte con una terapia especializada.

En Impasse Adicciones  atendemos de manera individualizada y exclusiva en nuestro Centro de adicciones en Madrid, obteniendo un altísimo porcentaje de adhesión por parte de pacientes que han fracaso con otros tratamientos.

Puedes encontrarnos en:

C/ Calle Nieremberg 27, 1ºD. 28002 Madrid

91 361 66 56 / 667 73 81 89

Contaco@impasseadicciones.com