, , ,

Esto es lo que te pasa al dejar de beber alcohol

No sé si has oído hablar del Dry January (Enero Seco), que tanto de moda se ha puesto en Inglaterra y EEUU. Este reto consiste, cuando finalizan las navidades, en dejar de beber alcohol, es decir, en reducir el consumo de alcohol a cero durante todo el mes tras los atracones típicos de estas fechas.

Pero lejos de retos puntuales, lo que está claro es que dejar de beber alcohol si eres consumidor habitual, y sobre todo de riesgo, conlleva unos cambios muy positivos en tu organismo y tu vida diaria que no estaría de más conocer.

El impacto positivo en el sistema cardiovascular

Cuando dejas de beber, le das un respiro a tu corazón y a tus arterias. El consumo habitual de alcohol puede provocar problemas en el sistema cardiovascular, como tensión alta, ritmo cardiaco anormal e incluso aumenta los riesgos de sufrir un infarto.

Dejar de beber alcohol hará sentir mejor a tu corazón, y esto se puede multiplicar si llevas una alimentación sana y haces algo de ejercicio.

Mejora tu salud mental

El consumo de alcohol de manera habitual sorprendentemente tiene consecuencias graves en tu salud mental.

Aunque a corto plazo reproduzca sensaciones de bienestar, euforia, etc., a medio y largo plazo está relacionado con problemas como la depresión. ¿Por qué ocurre esto?

Puede provocarte ansiedad y problemas a la hora de gestionar el estrés, porque el consumo habitual y excesivo de alcohol obstaculiza los neurotransmisores que necesita el cerebro para tener una adecuada salud mental.

Así, al dejar de beber alcohol o reducir considerablemente el consumo, notarás una mejoría no sólo física sino también mental.

Dormirás mejor

Directamente relacionado con sentirnos mejor, está un buen descanso. Está de sobre demostrado por varios estudios que reducir o eliminar el consumo de alcohol mejora la calidad del sueño.

Esto se traduce en sentirte mejor, con más fuerzas y encarar el día con un mejor ánimo.

Recupera tu hígado y tus riñones

Estos órganos son unos de los que más sufren con la ingesta continuada de alcohol. El hígado en concreto es el encargado de filtrar la sangre que sale del tubo digestivo. Cuando ingieres alcohol, el hígado es el órgano encargado de hacerlo desaparecer de la sangre, con el consiguiente sobre esfuezo que conlleva.

En el caso del filtrado que hacen los riñones, se trata de filtrar la sangre para producir orina y eliminar así deshechos. Este proceso conlleva medir si hay que liberar o retener agua.

Los riñones regulan la cantidad de agua en el cuerpo y el alcohol entorpece dicha función. Además, como el alcohol aumenta la carga de trabajo del hígado, los riñones se ven obligados a “trabajar más para compensar”. Beber menos o dejar de beber recuperará tus riñones.

Adelgazarás

El consumo elevado de alcohol está directamente relacionado en cómo el organismo gestiona la insulina. El consumo de alcohol lleva a sufrir resistencia a la insulina o insulinorresistencia.

Esto ocurre cuando el organismo no reacciona a la insulina, que es la hormona que segrega el páncreas para distribuir la glucosa en las células y que permite tener bajo control los niveles de azúcar en la sangre.

En el caso de sufrir de esta deficiencia, puedes llegar a desarrollar diabetes del tipo 2, algo que evitarás si dejas de consumir alcohol.

Pero además, la ingesta calórica que va de la mano del consumo de alcohol es realmente importante, por lo que evitar su consumo se verá reflejado en tu peso. Además, reducirás tu nivel de colesterol.

El consumo de alcohol aumenta el riesgo de cáncer

Un informe de la Sociedad Americana de Oncología advierte de que beber alcohol, aunque sea en pocas cantidades, aumenta el riesgo de cáncer. Por lo cual es evidente que reducir su consumo nos puede ayudar a llevar una vida más saludable.

¿Cómo ves la mejoría en tu vida si dejas de consumir alcohol? Sin duda los cambios son más que relevantes.

Tratamiento para dejar de beber

En Impasse Adicciones somos conscientes de la aceptación que tiene el consumo de alcohol en nuestras sociedad y de las dificultades para saber cuándo se sobrepasa la línea del consumo por ocio al consumo peligroso. Cuando el alcohol comienza a gobernar la vida del paciente, afectando a su estado de ánimo, a sus relaciones y a su salud es hora de tomar medidas.

Reconocer la adicción al alcohol es el primer paso para iniciar un proceso de recuperación. En Impasse Adicciones, Fernando Botana profundiza en las causas que le han llevado de manera personal a abusar de la bebida. Este proceso consolida y garantiza que la abstinencia sea la definitiva.

El alcohol destruye la vida de las personas en todos los sentidos: salud, relaciones personales y trabajo. No destroce su vida. Tratamiento del alcoholismo en Madrid: más de 30 años haciendo frente y venciendo a la adicción al alcohol

 

,

La ludopatía crece cada vez más entre los jóvenes: evita caer en ella

La enfermedad de la ludopatía siempre había estado ligada a personas de cierta edad, a casinos y a bingos. Pero con el paso del tiempo los perfiles han cambiado. Actualmente la ludopatía crece entre los más jóvenes y ha pasado al mundo online.

Se ha detectado que casas de apuestas cada vez proliferan más por las calles y sobre todo en barrios humildes, algo que parece estar ligado al paro y la crisis. Pero, ¿sabes qué influencia está teniendo también la proliferación de juegos de azar online?

Nuevas tecnologías al servicio del juego

Los perfiles de los jugadores online no están delimitados, pero cada vez hay más gente joven “enganchada”, incluso menores de edad que en teoría no están autorizados a participar en este tipo de servicios en la red.

Las tecnologías han llegado también al campo de los juegos de azar, sirviéndose también de una eficaz publicidad.

Causas del aumento de adictos

Según los últimos datos hechos públicos por el Gobierno de España y que recoge el diario El Economista, el número de adictos a los juegos on line ha crecido un 34% en solo un año. Una de las principales causas del aumento de adictos es la facilidad e inmediatez de poder acceder a los juegos de azar online. Con un simple smartphone, un portátil o una tablet, en pocos segundos se puede estar conectado a la red y jugando en línea.

Además en los últimos tiempos se han multiplicado las promociones y el marketing respecto a los juegos online. No es raro ver anuncios en televisión en los que famosos o deportistas animan a participar en juegos online. Esto, unido a caracteres impulsivos de potenciales jugadores, parece ser una de las causas del aumento de esta adicción.

La accesibilidad desde casa y desde el anonimato multiplican las probabilidades de que jugar online acabe siendo un problema.

¿Cómo saber si estás enganchado?

Una de las pautas de comportamiento que más puede ser clave para diagnosticar una adicción al juego online, es el hecho de cada día apostar un poco más.

Tener una situación económica en la que estos gastos no resultan saludables, además de una falta de autocontrol, son síntomas a tener en cuenta. Saber que estás jugando sin que debieras hacerlo (por causas económicas o de insatisfacción) deberían ponerte en alerta.

Si además mientes a tus allegados o pones en peligro relaciones personales (o incluso el trabajo), es más que evidente que puedes estar en un comportamiento de riesgo, o ya estar inmerso en la adicción al juego online.

No poder controlar tu conducta respecto al juego online, ya es motivo más que suficiente para buscar ayuda, y que las personas de tu entorno acepten y entiendan que tienes un problema.

El juego online es la llamada ‘ludopatía del siglo XXI’, y puede llegar a destrozar la vida de una persona o de una familia.

Las apuestas online resultan muy atractivas por la facilidad de acceso a ellas, y por la imagen de facilidad y de triunfo que los medios y la publicidad nos venden. Pero lo cierto es que, aunque sea de pequeña apuesta en pequeña apuesta, pueden llegar a generar un gran agujero económico.

Por eso hay que tener en mente siempre el peligro de sencillamente entrar en el juego. Una simple apuesta de un día puede llevarnos a un agujero sin retorno. Por eso, lo ideal es directamente evitar este tipo de ‘entretenimiento’ o manera de creer que vamos a ganar dinero fácil. Antes de apostar online, ¡piénsatelo dos veces! Puedes ahorrarte muchos problemas futuros.

¿Cómo recuperarse de una adicción al juego?

Reconocer que se es adicto al juego y ser conscientes de los riesgos y dificultades que esta adicción está generando en la persona, suele ser el primer paso antes de solicitar ayuda psicológica.

En Impasse somos expertos en el tratamiento de adicción al juego en Madrid, y aplicamos terapias efectivas que evitan al máximo las posibles recaídas. La terapia aplicada por Fernando Botana consigue que la adicción al juego se supere en el 100% de los casos que siguen el tratamiento.

Contacte con nosotros para volver a recuperar el control de su vida o ayudar a que lo logre su familiar

, ,

Cómo la adicción al sexo afecta a las parejas

La adicción al sexo diagnosticada es un grave problema psicológico que puede afectarte en tu vida diaria, pero si estás en pareja, tiene también unos graves efectos.

Aunque no sea una enfermedad muy conocida o, más bien, de la que se hable abiertamente, sus efectos pueden ser tan devastadores para quien la sufre como otras adicciones: alcohol, cocaína, juego… ¿Cómo puede afectar especialmente a tu entorno más cercano y en concreto a tu pareja?

El llamado ‘desorden hipersexual’

Lo que suele caracterizar esta enfermedad, es que el sexo se utiliza como vía de escape de manera reiterada para otro tipo de trastornos o problemas, como pueden ser el estrés o la depresión.

Pero lejos de algo que puede resultar lógico y normal, se convierte en un problema cuando es una conducta incontrolable. El deseo sexual acaba controlando todos los aspectos de la vida del adicto y además se convierte en algo que no se puede cambiar.

Según un estudio realizado por el Journal of Sexual Magazine, encontraron que la mayoría de personas con adicción al sexo sufrían unas terribles consecuencias por su enfermedad: el 17% había perdido su empleo al menos una vez, el 39% había finalizado una relación sentimental y el 28% había contraído alguna enfermedad de transmisión sexual.

adicción al sexo y problemas

Los efectos en las relaciones cercanas

Como vemos, este estudio es sólo un ejemplo de cómo esta adicción puede afectarte si estás en una relación de pareja.

Generalmente la adicción al sexo supone ciertas conductas que, por supuesto, afectan enormemente a la pareja. Pueden existir infidelidades o no, pero generalmente el desorden hipersexual tiene comportamientos comunes en muchos individuos: consumo excesivo o sin control de cibersexo, prostitución, relaciones esporádicas con desconocidos

Esto puede generar rápidamente una ruptura en la pareja cuando descubre todo este tipo de infidelidades. Pero, ¿qué pasa cuando la pareja se da cuenta de que se trata de una enfermedad? Por lo general, comienza a comprender que no es únicamente un problema de traición, sino que va mucho más allá y se da cuenta de que la adicción al sexo debe ser tratada como lo que es, una enfermedad que quien la sufre no la puede controlar.

El problema de la adicción al sexo es que se genera una conducta que por lo general te destruye pero también destroza a la pareja. Por ello, es necesario aceptarlo y tomar medidas.

Si tú eres la persona dañada, es lógico que te asalte la vergüenza y quieras callar lo que te ocurre, o ni siquiera sepas realmente qué te pasa. Esconder o negar la realidad o sentir humillación es algo habitual. Parece que no lo puedes comentar con nadie, que no te van a creer.

Soluciones antes de que ocurra lo peor

Lo más aconsejable es acudir a un especialista. Y si es necesario, acudir con tu pareja. Puede ser un tema realmente incómodo, pero necesitas un diagnóstico y un tratamiento. Sólo así, y dándole la seguridad a tu pareja de que lo que sientes es una enfermedad, podréis superar esta adicción.

Acudir a un psicoterapeuta especializado te ayudará a diagnosticar que realmente hay una pérdida en tu libertad y una dependencia del sexo para cubrir otros problemas ocultos. Lo principal, en este momento, es sincerarse si se sabe que existe un problema y poner todos los medios para solucionarlo.

En Impasse somos especialistas en el tratamiento de adicción al sexo en Madrid. Nuestro centro apuesta por las terapias individuales y exclusivas, respetando en todo momento su intimidad. Será atendido únicamente por Fernando Botana, un profesional de larga trayectoria ha dedicado su vida al estudio de la sexualidad y las conductas adictivas con respecto al sexo.

Si tienes un problema con el sexo, podemos ayudarte a recuperar la ilusión de vivir cada día como si fuera el primero de tu vida.

, , ,

Consumo de porno y adicción al sexo

El consumo excesivo de pornografía es uno de los comportamientos habituales de las personas que padecen adicción al sexo. La razón principal es la enorme disponibilidad de cibersexo y pornografía online.

Según las estadísticas de Pornhub, en 2017 se registraron en todo el mundo 28.500 millones de búsquedas de porno en internet, una media de 81 millones de visitas al día. En total, se subieron más de 4 millones de vÍdeos a este portal de pornografía, con una duración total que alcanza los ¡68 años! Los datos de Pornhub sitúan a España en el puesto número 12 entre los países que ven más pornografía en esta plataforma.

Otros estudios, como el de Techpump, aseguran que España es el sexto país en cuanto a consumo de porno dentro de las webs que maneja esta empresa. De acuerdo con Techpump, la comunidad de Madrid y en particular la ciudad de Madrid son los lugares con mayor consumo de porno online del país.

 

La mayoría de expertos señalan que el consumo esporádico de porno no tiene por qué ser necesariamente perjudicial. El problema, una vez más, surge cuando se convierte en algo compulsivo y descontrolado.

 

¿Internet y la gran abundancia de porno online han contribuido ha multiplicar los casos de adicción al sexo? Hoy día parece indudable. Aunque conviene dejar claro que la pornografía online en sí misma no es el problema, es evidente que cada vez hay más personas que hacen un mal uso de ella, otorgándole un papel protagonista en su vida sexual.

 

 

Sexo, la palabra más buscada

Cuando tecleamos la palabra “sexo” en Google, el buscador nos devuelve 440 millones de resultados. Es la palabra más buscada. Obviamente, no todos esos resultados corresponden a pornografía, pero sí reflejan la omnipresencia del sexto en un ámbito, Internet, en el que pasamos cada vez más horas y que ha modificado de forma radical la forma de comunicarnos y relacionarnos, también desde el punto de vista sexual.

Internet nos permite un tipo de sexo sin compromiso, anónimo, gratuito y que muchos consideran más seguro. De hecho, algunas personas con pocas habilidades sociales o que atraviesan una etapa poco estimulante en su vida sexual pueden encontrar en la red contenidos que la enriquezcan puntualmente.

Sin embargo, el sexo por internet también tiene consecuencias negativas, sobre todo en forma de pérdida de control, es decir, de adicción. Las personas, en su mayoría hombres, que consumen pornografía en exceso suelen perder el interés por todo estímulo sexual que no sea el que les llega a través de la pantalla. Esa dependencia va en detrimento de las relaciones sexuales “reales” de pareja.

El abuso de la pornografía tiende a crear un universo sexual alejado de la realidad y a potenciar un sentimiento común en las personas adictas: la inseguridad y el sentimiento de culpa. Por eso, cada vez más, se encierran en prácticas sexuales más obsesivas. Internet les ofrece un “refugio” seguro para su obsesión, aunque poco a poco ese refugio se convierte en una prisión.

 

 

Prevención y tratamiento

La prevención de la aparición de la adicción al sexo pasa necesariamente por una mejor educación sexual de los más jóvenes. El hecho de que la pornografía online sea el primer contacto con la sexualidad de muchos adolescentes debería hacernos reflexionar, como sociedad, acerca del tipo de valores, referencias y creencias asociadas al sexo que estamos construyendo.

En general, la pornografía crea una imagen distorsionada de las relaciones sexuales e impide el desarrollo de una sexualidad más basada en el contacto con otras personas. En ciertos casos, esto puede degenerar en trastornos tan serios como la adicción al sexo.

Hay una serie de síntomas que deben alertarnos de que el consumo de pornografía ha rebasado el umbral de lo saludable:

  • ¿Ha intentado abandonar o al menos reducir el consumo de pornografía y no lo ha conseguido?
  • ¿Utiliza la pornografía para huir de situaciones o sentimientos que le resultan desagradables: ansiedad, culpa, ira, etc.?
  • ¿Le obsesiona consultar webs de pornografía, hasta el punto de descuidar sus responsabilidades (trabajo, familia, amigos, etc.) para conectarse?
  • ¿El uso que hace de la pornografía le provoca sentimientos de culpa y vergüenza?
  • ¿Miente para ocultar su actividad sexual?
  • ¿Es incapaz de tener relaciones sexuales sin que medie el uso de pornografía?

Esta batería de preguntas pueden ser útiles para dilucidar si usted o una persona de su entorno padece un consumo descontrolado de pornografía que puede llevar aparejada una adicción al sexo.

En Impasse Adicciones utilizamos este tipo de preguntas para determinar la historia del paciente y planificar el tratamiento más adecuado.

No podemos olvidar que, aunque el cuadro de la adicción presenta rasgos comunes a todas las personas adictas al sexo, las causas y las circunstancias personales de cada una obligan a llevar a cabo un tratamiento de la adicción al sexo totalmente personalizado.

Si consideras que tienes un problema con el sexo o conoces a alguien que pueda necesitar ayuda, contacta con nosotros y ven a una primera consulta totalmente gratuita

, , , ,

Rasgos de la personalidad que fomentan la adicción a la cocaína

¿Hay tipos de personalidad que favorecen la adicción a la cocaína? Varios estudios científicos sugieren que sí. Un individuo puede presentar rasgos de la personalidad que lo hagan más o menos propenso a sufrir este problema.

Sin embargo, una drogadicción no es una fórmula matemática. Para que un adicto llegue a serlo, intervienen otros muchos factores. Para el equipo terapéutico de Impasse, lo interesante de los rasgos de personalidad que favorecen la adicción a la cocaína es la posibilidad de utilizarlos para su tratamiento.

Un rasgo de la personalidad se puede definir como la tendencia a comportarnos de una manera particular ante una situación dada. ¿Cuáles son los rasgos relacionados con el abuso de la cocaína?

    


Inestabilidad emocional

La inestabilidad emocional es la tendencia a experimentar emociones desagradables (ira, ansiedad, depresión, vulnerabilidad, etc.) fácilmente. Varios estudios coinciden en señalar que la inestabilidad emocional (que además se agudiza con el consumo de esta droga) es una de las características de los adictos a la cocaína.

Estos mismos estudios revelan que el individualismo y una excesiva preocupación por el logro y la consecución de un cierto poder personal, están relacionados con una mayor inestabilidad emocional.

En relación con este rasgo de su personalidad, las personas adictas a la cocaína parecen tener especial dificultad para controlar las emociones y los impulsos.

Escasa responsabilidad

En general, los adictos a la cocaína tienen problemas para asumir responsabilidades y suelen optar por comportamientos espontáneos. En vez de ser organizados y mostrar autodisciplina, prefieren el comportamiento imprevisto y espontáneo.

En línea con esta tendencia, no tienen problema con saltarse las normas y conviven sin problemas con un alto nivel de ambigüedad.

 


Búsqueda de nuevas emociones

Otro rasgo que caracteriza a las personas cocainómanas es que suelen ser curiosas y abiertas a probar cosas nuevas y diferentes. Buscan emociones y novedades, aunque supongan conductas de riesgo. Es más: se sienten atraídas por el riesgo.

Para ellas, es muy importante obtener placer y gratificaciones individuales diferentes (son hedonistas) y refuerzos inmediatos. Para lograrlo, son capaces de desplegar una gran cantidad de energía. Necesitan más estímulos que los demás para no caer en el aburrimiento y evitan las situaciones que les frustran.

Carácter típico

El carácter típico que presentan los adictos a la cocaína implica sentimientos de inferioridad y baja autoestima (en relación con la población general).

Otro rasgo característico es la tendencia a culpar a los demás de sus propios problemas, así como cierto grado de inmadurez y carencia de recursos para enfrentarse a las dificultades.

Finalmente, suelen presentar un menor nivel de tolerancia social, mayor desinterés por los demás y una clara tendencia a manipular las situaciones en beneficio propio.

 

Factores sociales > personalidad

Los rasgos de la personalidad son factores de riesgo pero por sí solos no provocan que una persona se convierta en adicta a la cocaína. Es necesario que concurran otras causas.

Esas otras causas, que podríamos llamar “ambientales”, sí están catalogadas como factores de riesgo determinantes de la adicción a la cocaína. Por ejemplo, una actitud positiva hacia el consumo de drogas o la sensación de control del consumo de cocaína (determinantes en el inicio del consumo y en su escalada) no son rasgos de la personalidad con los que una persona haya nacido, sino que se forman en un determinado contexto social que los favorece.

Si tienes un problema de adicción a la cocaína, desde Impasse te recomendamos que consultes a un terapeuta que te ayude a detectar si hay elementos de tu personalidad que te impiden librarte de la cocaína. Como especialistas en el tratamiento de la adicción a la cocaína en Madrid, creemos que esta es una de las estrategias que más ayudan a nuestros pacientes a superar la drogadicción.

 

 

, , ,

Reconoce tu adicción al juego y gana la partida

Si admitir una adicción siempre conlleva dificultades, la ludopatía juega en otra liga. En incontables ocasiones ni el propio afectado, ni la familia, ni el entorno más cercano sospechan del problema.


El juego engancha porque se pierde la lógica

El cerebro entra en una dinámica muy excitante que provoca expectativas engañosas. Primer problema: a partir de la desesperación por las pérdidas se produce una confusión cognitiva que hace que la mente del jugador tienda a pensar que va a ganar una cantidad ingente o al menos, a restaurar las pérdidas.

A pesar de que la relación entre problemas financieros y adicción al juego no tienen porqué estar unidas, lo más habitual es que acabe afectando de manera directa a la economía familiar.

Las pequeñas deudas comienzan a acumularse y se vuelven cifras importantes. Mientras la familia sufre un doble disgusto: hacer frente a las deudas económicas que el ludópata ha dejado y enfrentarse al problema de la adicción al juego del integrante de la unidad familiar.

La dificultad de comprender que la adicción al juego se ha convertido en una patología también complica el desenlace. Normalmente los familiares suelen darse cuenta del problema cuando el paciente ya se encuentra en una fase avanzada.

 

Juegos casino

 

El ludópata: un jugador que no se da por vencido

Aunque los familiares confíen en los aparentes intentos de control del adicto, lo cierto es que éste, más que intentar dejarlo, suele buscar algún tipo de estratagema para recuperar el dinero que ha perdido en apuestas anteriores.

Esto provoca un aislamiento, un abandono de las responsabilidades, alteraciones del estado de ánimo donde confluyen inquietud, angustia, irritabilidad, ansiedad o depresión con euforia y felicidad. Y en los casos más extremos puede incluso llegar a repercutir en el entorno laboral del adicto.

En resumen, las complicaciones económicas y de la propia adicción suelen estar entremezcladas con una serie de problemas personales.

El rechazo social que todavía provoca la ludopatía suele derivar en sentimiento de vergüenza. Y hay que tener en mente una cuestión fundamental: es muy difícil salir de esta tendencia destructiva si no se solicita la ayuda de un especialista.

 

Ludopatía en casino

 

Gracias a Impasse puedes ganar la batalla a los problemas con el juego. Nuestra terapia es  individual y exclusiva y evita al máximo posibles recaídas. No nos centramos exclusivamente en la adicción, trabajamos con los pacientes para identificar la raíz de esta problemática.

Si tienes un problema con el juego o conoces a alguien que tenga este problema, busca ayuda profesional.

“Planta cara y hazle un jaque mate a la ludopatía”