,

La importancia de comprender el significado de mi adicción

menta afectada por consumo de drogas

No todas las personas que sienten angustia por algo se drogan, hay personas con dolencias importantes que no utilizan las drogas y otras con pequeñas molestias que tienen que consumir algo por que de esa forma consiguen alivio de los síntomas.

Se ha demostrado que los humanos se hacen adictos a placebos (sustancias inocuas que farmacológicamente no producen adicción). Hay gente que si no toma café por la noche no duerme.

El significado que le da cada persona a la sustancia que consume o conducta adictiva que realiza, va a ser determinante en la formación y sostenimiento de la adicción.

Es necesario conocer qué significa para el adicto esa sustancia que consume, esa conducta adictiva (trabajo, sexo, una ideología, el juego, etc) porque si no, no será posible ayudarle. En las adicciones siempre encontramos ausencia la ausencia o pérdida de un afecto completo en la infancia.

El adicto es alguien que de niño no pudo construir una relación de amor completa con sus padres, no pudo internalizar esa seguridad y protección con ellos. En el establecimiento de una relación de adultos hay mucho de recuerdo, uno se enamora de alguien que tiene cosas de su madre o de su padre, pero si no se tiene ese recuerdo se tendrán dificultades para establecer una relación, lo que no quiere decir que no se anhele como se anheló constantemente en la infancia. Ante la ausencia de estos vínculos seguros el adicto encontrará en su adicción un sustituto de ellos.

El adicto es más o menos consciente del vacío que siente, de que está rellenando su vida con el consumo, de que ese vacío debería estar lleno de amor. Quizás sea menos consciente de que a su alrededor hay personas reales con las que podría relacionarse aunque tengan sus limitaciones, pero estas le hacen sentir frustrado constantemente. Al no ser consciente de esto último seguirá drogándose constantemente sin poder romper el círculo.

No es su relación con el mundo lo que les hace drogarse, es su necesidad de excitación constante y la pérdida (o la no formación) de la capacidad de encontrar placer en el contacto con el otro.

Por todo lo anterior es muy importante que la persona que sufre una adicción haga un proceso personal de descubrimiento de las carencias originales que le han llevado a este estado, que no se escude en que nadie le comprenderá o en esos mitos como “el alcohólico lo es para toda la vida” o “o el adicto siempre será siempre un adicto”, no, la adicción tiene cura cuando se hace un proceso que lleve a poder cambiar.

Los síntomas de la adicción a la cocaína

Fernando Botana, Director del Centro para el Tratamiento de las Adicciones en Madrid IMPASSE

Pregunta: ¿el consumo de cocaína en España sigue teniendo las dimensiones que últimamente tenía o ha habido algún cambio?

Botana: Seguimos siendo el segundo país (3,3% de los jóvenes consumen) más consumidor detrás del Reino Unido (4,2%), aunque es verdad que desde que en 2008 alcanzamos el máximo nivel de consumo hemos rebajado esas cifras cada año. La adicción a la cocaína sigue siendo un problema desgraciadamente muy actual.

Pregunta: Nos queremos centrar en los síntomas que muestra un adicto a la cocaína, ¿nos podría describir esa sintomatología propia de un adicto a cocaína?

Botana: Es importante distinguir los síntomas que muestra una persona bajo los efectos del consumo de cocaína, de los síntomas propios de un adicto a la cocaína. El consumidor adicto a la Cocaína presenta un perfil característico en varios aspectos, por ejemplo:

  • Muestra un alto nivel de tolerancia (cada vez necesita más cantidad para obtener el mismo efecto)
  • Suele consumir compulsivamente ya que mantener sus efectos requiere repetir rápidamente una dosis debido la corta duración de los mismos en el organismo.
  • Una vez comienza a hacerlo  le cuesta detener el consumo.
  • Cuando interrumpe el consumo, algunos suelen mostrar en una primera fase signos de falta de energía y somnolencia, en una segunda fase depresión y mal humor, en algunos casos los síntomas son más severos llegando incluso a ideas paranoides y suicidas.
  • El adicto a la cocaína pierde la motivación por las actividades que solía realizar o por los planes compartidos en familia.
  • Disminución de la responsabilidad y de intereses generales.
  • Es fácil que en un adicto a la cocaína se den otras conductas adictivas como el alcoholismo, la adicción al sexo, o la adicción al juego.
  • Es característico en algunos de estos adictos que se produzcan períodos de abstinencia asintomática entre consumos que hacen creer a la propia persona y a sus allegados que “controla el consumo”. Lo que a mí me parece más grave es que hay muchos consumidores que dicen no observar ningún  síntoma cuando interrumpen el consumo, es esta peculiaridad de ausencia de síndrome de abstinencia la que hace que estos consumidores se confíen creyendo que lo tienen controlado y continúen consumiendo.
  • Es frecuente, aunque no siempre se da, que el consumidor sufra de complicaciones médicas o neuropsiquiátricas como ansiedad, depresión, psicosis cocaínica, agresividad, pérdida de peso y síntomas de abstinencia.
  • Es muy habitual en estos adictos realizar un consumo “voraz” en el que suelen “desaparecer” durante horas o días realizando conductas de riesgo, y después pasarse días o semanas sin consumir autoconvenciendose de que ellos “pueden controlar”.
  • Hay que tener en cuenta que el propio consumo continuado de cocaína puede producir trastornos psiquiátricos transitorios como la psicosis cocaínica, o puede ir asociado a trastornos que no se habían manifestado y que el consumo precipita, también existen casos de consumo en personas que  previamente sufrían trastorno psiquiátrico y el consumo agrava más su evolución.

Pregunta: ¿Cuál es el tratamiento indicado para una persona adicta a la cocaína?

Botana: Como siempre que se trata de dar respuesta a esta pregunta debemos de considerar primero varias cuestiones, en primer lugar la actitud ante su adicción del propio paciente: ¿sabe que tiene un problema de adicción o cree que “lo tiene controlado”?, ¿está decidido a afrontar este problema o todavía necesita decidirse?, si no está decidido el tratamiento consistirá en ayudarle a que tome esa decisión, si cree que lo tiene controlado intentaremos que se dé cuenta de que no es posible el control cuando se consume repetidamente cocaína y necesita ayuda, si está decidido a afrontar este problema comenzaremos a ayudarle a detener el consumo.

Pero incluso cuando el adicto está decidido a terminar con su adicción no debemos aplicar un tratamiento sin antes conocer varios aspectos más. Me refiero al tipo o modo de consumo que realiza, si hay otras sustancias o conductas adictivas adheridas al consumo de cocaína, la cantidad e intervalo del consumo, las situaciones en las que lo hace, etc.. Y por último y más importante debemos analizar las causas que han hecho posible que esta persona concreta haya llegado a esta situación de adicción que le hace sufrir, ¿cuál es su historia?, que él la pueda conocer y entender para hacer los cambios necesarios en su vida que hagan posible que este tratamiento sea efectivo a largo plazo, que deje definitivamente el consumo de cocaína y las demás conductas adictivas si las hubiera.

El tratamiento es ambulatorio, el paciente viene a sus sesiones de su casa y no es necesario que abandone sus actividades profesionales o su vida habitual, las sesiones de psicoterapia individual tienen una duración de una hora y, si fuera necesario, propondríamos tratamiento farmacológico que ayude en los primeros momentos.

En Impasse Adicciones tratamos este problema con las drogas en consulta individuales y tratamientos individualizados. Póngase en contacto y pídenos cita.