¿Cómo actúa la cocaína sobre el aspecto y comportamiento de un cocainómano?

Fernando Botana Núñez

Facebook
Email
WhatsApp

El consumo de cocaína tiene graves consecuencias sobre nuestro organismo. Sin embargo, la salud mental y el deterioro de las capacidades de nuestros órganos no son los únicos afectados por la adicción a esta droga. Tanto el comportamiento como el aspecto físico del adicto a la cocaína se ven gravemente desmejorados con el consumo de esta sustancia.

Cara de un cocainómano

El aspecto físico de un adicto a la cocaína dependerá fundamentalmente de cómo la consuma.

La cara de un cocainómano variará considerablemente atendiendo también a la frecuencia con la que la consume, su estilo de vida o si también es adicto a otras drogas.

Personas que consumen cocaína de forma inyectada o intravenosa

Estas experimentan una extrema delgadez y un visible deterioro de su imagen, pues el consumo de cocaína supone una desmejora general de la tez, que se ve envejecida.

Personas que consumen cocaína vía fumada

Se replican los mismos rasgos físicos de los que la consumen de forma inyectada o intravenosa.

Personas que consumen cocaína esnifándola

Su apariencia física cvaría ligeramente con respecto a los dos casos anteriores. Además de la acentuada delgadez, que se refleja en la cara de un cocainómano mediante pómulos hundidos; la nariz es una de las partes del cuerpo que más se ve afectada.

El tabique puede llegar a desviarse por la inhalación continua de cocaína y, como resultado de esta práctica, el cocainómano puede llegar a padecer un moqueo constante o incluso hemorragias nasales.

La dilatación de las pupilas es otro de los efectos que provoca la cocaína sobre el organismo, aunque este síntoma desaparece tras varias horas de su consumo.

Comportamiento de un cocainómano

El cocainómano presenta un comportamiento provocado por el consumo de esta droga muy característico: su estado de ánimo varía drásticamente de un momento a otro y se dan sentimientos como la irritabilidad, el nerviosismo, la apatía o la euforia repentina.

El comportamiento de un cocainómano cuando consume dicha sustancia se ve reflejado en una sensación de bienestar, autoestima, energía y agudeza mental. Sin embargo, su comportamiento crónico, es decir, incluso cuando deja de consumirla, puede puede estar marcado por episodios depresivos, experiencias alucinatorias, euforia compulsiva, hipervigilancia o psicosis paranoide. Estos comportamientos varían entre personas y, sobre todo, dependiendo de la cantidad de cocaína consumida a lo largo de la vida.

¿Cómo ayuda Impasse al paciente adicto a la cocaína?

Recuperarse de una adicción a la cocaína implica comenzar un proceso personal acompañado de psicoterapia. En Impasse buscamos que el paciente experimente un afrontamiento personal y comprenda lo dañino que es el consumo de cocaína para su vida, tanto a nivel de salud personal como a nivel familiar, social y laboral.

Contamos con una gran preparación para ayudar a adictos a la cocaína de todas las características: desde un perfil clásico, con una adicción a la cocaína media-alta y ligado a un estatus alto, al mundo de la alta dirección o del espectáculo, hasta a personas que comenzaron a consumirla con un propósito sexual o lúdico.

Nuestros expertos de tratamiento de adicción a la cocaína en Madrid cuenta una amplia trayectoria profesional en el tratamiento de esta adicción y, por ello, pueden determinar en qué momento del proceso se encuentra el paciente y ayudarle para comenzar a mejorar su nivel de vida.

Si tienes un problema con la cocaína, podemos ayudarte a recuperarte y tomar el control. Llámanos hoy al 667 73 81 89 o al 91 361 66 56; pide cita para cambiar tu vida.

Solicite hoy su 1ª visita gratuita

Otros artículos sobre adicciones

Adicción al sexo y su impacto en la vida cotidiana

A lo largo de la vida es natural que el apetito sexual y la asiduidad con la que se mantienen relaciones sociales vayan variando. No obstante, cuando este deseo se vuelve insaciable, se convierte en una obsesión y sentimos una necesidad irrefrenable de mantener relaciones o de recurrir a la masturbación, es cuando surge un problema de adicción al sexo.

riesgo de ludopatía

Factores que pueden elevar el Riesgo de Ludopatía

En los últimos años se ha producido un incremento del porcentaje de personas con ludopatía o adictos al Juego, sobre todo en menores de 25 años. Más allá de las consecuencias financieras evidentes, la ludopatía tiene un gran impacto en la salud mental y el bienestar emocional de quienes la experimentan. En este artículo vamos a abordar algunas de las razones de que esto ocurra y los factores de riesgo que contribuyen al desarrollo de esta adicción.

Adicción a las redes sociales

Adicción a las redes sociales: consejos para desconectar y encontrar un equilibrio

La adicción a las redes sociales se define por un patrón problemático de uso compulsivo de plataformas digitales, acompañado de una preocupación excesiva por las interacciones en línea. Reconocer los signos de esta adicción y buscar un equilibrio saludable es esencial para recuperar el control y mejorar la calidad de vida.

Fernando Botana

Fernando Botana

En Impasse, Fernando Botana atiende a las personas que vienen a tratarse de manera individualizada y exclusiva. Impasse Adicciones ofrece de esta manera un tratamiento de adicciones en Madrid con un altísimo porcentaje de adhesión por parte de pacientes que han fracasado con otros tratamientos.

Síguenos

Descarga nuestro Ebook